mantenimiento

¿Cómo cuidar tu suelo de madera?

Todos los pisos de madera deben limpiarse regularmente. La madera es un material “vivo” y necesita algunos cuidados para que, se comporte de una forma noble. Dilataciones y contracciones son lógicas en éste tipo de pavimentos.

 

Condiciones de mantenimiento:

VIVIENDAS DESHABITADAS: Evitar cambios bruscos de temperatura y humedad, procurar mantenerlas con las persianas bajadas, dejando una leve entrada de aire. De mayo a octubre se deben colocar recipientes con agua y distribuirlos por las estancias. De noviembre a abril es necesario que las viviendas estén calefactadas dejando los recipientes de agua y la pequeña entrada de aire.
VIVIENDAS HABITADAS: La madera adquiere humedad de las mismas personas que allí viven, baño, cocina y sobre todo el exterior.
Se deben evitar grandes condensaciones en invierno y ausencia de humedad en verano, especialmente en zonas del Mediterráneo, evitar que los rayos solares incidan directamente sobre el parquet. En vacaciones seguir las instrucciones señaladas para viviendas deshabitadas.

Tras la instalación:

Si ha instalado un parquet macizo ó una restauración de lijado y barnizado esperar al menos 24 horas para colocar muebles. Pasadas 24 horas después del barnizado, se puede pisar con cuidado durante los próximos 10-12 días, tiempo en el que el producto desarrolla todas sus propiedades de dureza.

No coloque plásticos o otros materiales protectores después del barnizado que impidan la “transpiración” natural del barniz ya que puede producir un efecto “velado” en el acabado.

Pasados 5 días del barnizado, pueden colocar alfombras. No desplace sillas, muebles, juguetes y otros objetos con ruedas sobre los suelos de madera.

Productos de limpieza

Utilize el agua con precaución, evite mojar en exceso la tarima flotante o parquet. Para una limpieza del parquet en húmedo, utilice una fregona limpia escurrida en agua templada con los limpiadores específicos recomendados por el fabricante del barniz, que no contienen ceras. Limpie el polvo con una mopa.

No limpiar con vinagre o productos ácidos ni con productos de limpieza general. No utilice ceras que penetran en las juntas y contaminan la posibilidad de re-lijar su parquet.

Arañazos

Proteja su parquet ante arañazos. Si coloca fieltros en las sillas, mesas, muebles y otros enseres, evitaremos que al arrastarlos por el parquet dejen arañazos sobre el barniz o se hunda la madera.

Instale un buen felpudo a la entrada de la vivienda para evitar la humedad y arenilla que pueda rayar el barniz. Evite caminar sobre el suelo con zapatos de tacón alto que se encuentren en mal estado. Estos pueden rayar el acabado, o incluso abollar el suelo.

Evite que los animales domésticos, por la propia higiene del animal y propietarios, deteriore el barnizado mediante arañazos, sudor, babas, deposiciones etc. En los barnices brillantes se puede producir pérdidas del brillo en las zonas afectadas.

 

Derrames

Cuando ocurra un derrame, asegúrese de limpiar inmediatamente con un paño seco o ligeramente humedecido. Permitir que los derrames permanezcan en los suelos de madera podría dañar el acabado, y posiblemente la madera.

Desgaste y decoloración

Cuando debido al desgaste su barniz pierda brillo aplique una capa del abrillantador recomendado por el mismo fabricante.

La decoloración se produce por la incidencia directa del sol, y su efecto difiere según la especie de madera, en algunos tipos de parquet oscurece con la incidencia de la luz solar, mientras que en otras especies sucede lo contrario. Evite la incidencia directa en las horas de mayor luz.

  • Si cuidas la madera el parquet se estabilizará, y el suelo no sufrirá deterioros y lucirá siempre como nuevo.